JORDANIA, DESIERTO Y MAR MUERTO

Un viaje que te permitirá disfrutar de Jordania y sus maravillas.

Tendrás la posibilidad de visitar lugares que ya estaban allí hace más de 10.000 años, descender hasta el Mar Muerto o admirar el paisaje del Valle des Jordán, entrar en los castillos de árabes y cruzados y sumergirte en la historia hasta el mundo Greco-Romano donde el esplendor de ambas civilizaciones convive con una moderna Jordania rebosante de vida con sus Teatros, avenidas de magníficas columnas, templos y baños.
En las áridas regiones del medio este te podrás aventurar en los desiertos, tomar contacto con los beduinos y las tribus nómadas que acampan sus tiendas.
En Jordania también hay espacios para relajarse y tomar un baño a la vez que se admiran paisajes asombrosos como los arrecifes de coral del Mar Rojo o disfrutar de los apacibles balnearios.

Este viaje comienza con una visita a Ammán, capital y motor económico del país. Una ciudad moderna, que tiene un rico pasado por el cual dejaron su huella varias civilizaciones. Esta mezcla de civilizaciones y modernismo hace que sea posible pasar de las ruinas del teatro romano a los numerosos graffitis y ejemplos de arte urbano desparramados en todo el centro de la ciudad. En estos contrastes, en sus monumentos y en el frenético ritmo de vida radica su principal encanto. No solo es importante la Ciudadela y el Teatro Romano, también lo son los zocos, las grandes avenidas, los miradores y las plazas. Y ni hablar de su riquísima gastronomía y su animada vida nocturna.

Imprescindible también la visita a Jerash o “Gerasa”, ciudad greco-romana que formaba parte de la Decápolis y que es conocida como la «Pompeya del Este» por su importancia y su magnífico estado de conservación. Podrás admirar entre otros: la Puerta de Adriano, el Hipódromo, el Teatro, el Ágora o foro con su columnata completa, el Cardo Máximo, el Templo de Zeus y el de Artemisa. Después visita el Castillo de Ajlun, fortaleza construida en 1185 y reconstruido más tarde en el siglo XIII, por los mamelucos después de su destrucción por los mongoles. Es un castillo de la época de los cruzados, situado en lo alto de la montaña y desde el que se contempla una hermosa vista.

Conocerás el Mar Muerto. El punto más bajo de la tierra, situado a 400 metros bajo el nivel del mar, donde podrás disfrutar de un baño. Su salinidad y sus minerales, ofrecen posibilidades curativas para diferentes enfermedades, así como para la fabricación de productos cosméticos y de belleza.

En Petra, tendrás un día para conocer estos impresionantes monumentos esculpidos en la roca. Al día siguiente visita la “Pequeña Petra” antes de dirigirte a Wadi Rum, para vivir una experiencia única pasando la noche en un campamento en el desierto y durmiendo en una típica Jaima.

La guinda a este viaje podría ser una estancia en las paradisíacas playas de Seychelles.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Solicítanos información acerca de este viaje

Ir arriba