UN PARAISO LLAMADO GALICIA

Tierra de hórreos, cruceiros y pazos.

Este viaje se inicia en Santiago de Compostela, ciudad Patrimonio de la UNESCO desde 1985. Es la ciudad más cosmopolita de Galicia. Destacan su casco histórico, la Catedral, el Pórtico de Gloria…plazas emblemáticas como la del Obradoiro, la Quintana y O Toural. Decenas de iglesias, conventos y palacios de todos los estilos: románico, gótico y barroco.

Continuamos visitando la Ribeira Sacra y los Cañones del Sil, zona que se sitúa entre las provincias de Lugo y Ourense. Este fantástico lugar va mucho más allá de lo enxebre y conjuga una oferta de naturaleza sin igual repleta de frondosos bosques que motean el paisaje de verdes y ocres, singulares viñedos en escarpadas laderas y unas calmadas aguas fluviales que han formado espectaculares y profundos cañones navegables.

En este día os proponemos una navegación por el río Sil. Veremos los viñedos y conoceremos las peculiaridades de hacer la vendimia en la zona. Al desembarcar disfrutaremos de una cata de vinos d.o. Ribeira Sacra dirigida por profesionales viticultores, seguida de una exquisita comida en una típica bodega de la zona.  Y ¡cómo no! Dar un paseo entre viñedos.

La ruta continúa dejando atrás la Ribeira Sacra y de camino hacia la zona de O Salnés en las Rías Baixas, haciendo una parada para visitar el monasterio de Santo Estevo del Sil, convertido ahora en Parador. Su origen que se remonta a los siglos VI y VII. La belleza y monumentalidad del edificio han hecho que fuese declarado Monumento Histórico Artístico en el año 1923.  Realizaremos una interesante caminata que nos llevará a descubrir la excepcional ubicación del histórico Castro de Marce asentado en la ribera del río Miño y a contemplar la belleza de la Fervenza de Augacaída. Después seguimos hasta el precioso pueblo de Ribadavia en la provincia de Ourense.  Ribadavia es ciudad ligada no sólo al vino, sino también a la presencia del pueblo hebreo. Su judería es la más relevante de toda Galicia, tanto por la importancia que tuvo como por su estado de conservación. La abundante presencia de aguas termales en Ourense es un hecho que siempre ha influido en la vida de los orensanos, siendo durante siglos origen de leyendas y mitos con los que nuestros antepasados intentaron explicar que brotase agua caliente de las entrañas de la tierra. Así que habrá que darse un baño en las termas. Finalizamos el día en la zona de Cambados.

Y estando en esta zona hay que aprovechar para hacer un taller de marisqueo en la Isla de Arousa y, de la mano de una mariscadora profesional, conocer el día a día de esta tradicional y admirada profesión. Y del marisco, al Albariño. Nada mejor que una cata después de visitar un Pazo Gallego. Otras poblaciones cercanas como Combarro y O’Grove son de visita obligada.

No podemos dejar de hacer una excursión a las Islas Cíes, un paraíso natural. Una oportunidad para hacer la ruta de los faros y deleitarnos con paisajes de infarto.

Y para finalizar, Vigo. Un paseo por su casco antiguo y por supuesto una visita a la famosa calle de las Ostras, donde se puede disfrutar de este manjar de la ría de Vigo y ver el ambiente de las «ostreras» (mujeres que venden las ostras en la calle que le da nombre) acompañado de una buena copa de Albariño. Aquí tenemos dos calles emblemáticas que, junto con la calle Real, mercado de la piedra y la plaza de la Constitución forman el «Casco Vello», en la parte baja o zona del puerto de la ciudad olívica. Si seguimos esta emblemática calle, vamos a parar al «Mercado da Pedra», donde hay una buena cantidad de cafés y restaurantes de la “antigua movida viguesa” en los que saborear otros productos del mar, como la sepia o el calamar.

Un viaje de 7 días de duración donde podrás descubrir los sabores de Galicia.

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Solicítanos información acerca de este viaje

Ir arriba