SUIZA ESPECTACULAR

Viaje al país del Edelweiss.

Os proponemos un viaje de 8 días de duración recorriendo parte de los rincones más bonitos de este país en coche de alquiler.

DÍA 1 ESPAÑA/ZÚRICH/ST. GALLEN (136 KM)

Salida en vuelo con destino Zúrich, una de las ciudades más cosmopolitas del mundo. Es la ocasión perfecta para disfrutar del encanto de la capital financiera de Suiza, para conocer su amplia oferta cultural y de ocio. Hay una variedad de museos para visitar, como el Museo de Bellas Artes, que alberga una de las mayores colecciones de pinturas de Munch fuera de Noruega.

Zúrich tiene un casco antiguo espectacular, que vale la pena explorar por sus pequeñas tiendas y boutiques. Alrededor de su casco antiguo se disponen once distritos que terminan de dar forma a la ciudad actual, repleta de edificios modernos, centros financieros únicos en el mundo y tiendas de lujo. Cada uno de los distritos tiene su propia historia, habiendo sido fundados en diferentes épocas, según Zurich fue necesitando de ampliar su actividad económica.

Recogida del coche de alquiler y salida hacia St. Gallen, pasando por las cataratas más grandes de Europa, las cataratas del Rin. Antes de llegar a vuestro destino, disfrutarás de las vistas del lago Constanza. Alojamiento.

DÍA 2 ST. GALLEN/DAVOS/ST. MORITZ (221 KM)

Incrustada entre las colinas prealpinas en el este de Suiza, la ciudad de St Gallen tiene la rara distinción de estar en la frontera de cuatro países. Lo más destacado de la ciudad es la Abadía de San Galo, un Patrimonio de la Humanidad que revela más de 1.300 años de historia.

El casco antiguo es una gran zona peatonal y está repleto de más de 100 ventanas sagradas renacentistas y barrocas, muchas de ellas con una artesanía experta. 

Vuestra ruta continúa hacia Apenzell, famoso por su sabroso queso.

De camino hacia Davos, podéis parar en Maienfeld y subir por un sendero hasta la Casa de Heidi. Antes de llegar a St. Moritz, acercaros al Parque Nacional Suizo, la Engadina, que tiene su centro de visitantes en Zernez.

DÍA 3 ST. MORITZ/BELLIZONA/LUGANO (183 KM)

Por la mañana, podéis descubrir St. Moritz, que fue la cuna de las vacaciones de invierno alpinas (1864) y sede de dos ediciones de los Juegos Olímpicos de Invierno. Y, a pesar de ello, originalmente debe su fama a sus aguas medicinales, descubiertas hace 3000 años y que ya le consagraron como balneario de verano.

Continuad ruta hacia Lugano siguiendo la Gran Ruta. No os perdáis el espectacular viaducto de Landwasser de 65 m de altura, por el que pasan trenes de la línea Albula, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Pasaréis también por el pueblo de Andeer, conocido por sus baños termales y por el granito de Andeer. Al entrar en el cantón más meridional de Suiza, Ticino, os recomendamos una parada en su capital Bellizona que disfruta de una gran fama debido a sus tres castillos: Castelgrande, Montebello y Sasso Corbaro, siendo conocida, así como Bellinzona la de los tres castillos, y declarados estos Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

DÍA 4 LUGANO/ANDERMATT/TÄSCH/ZERMATT (260 KM)

Lugano es la ciudad más grande de la región de vacaciones del Ticino, no sólo es el tercer centro financiero en importancia de Suiza, centro de congresos, de la banca y comercial, sino también la ciudad de los parques y las flores, de villas y edificios religiosos. Con su encanto mediterráneo, Lugano ofrece todas las ventajas de una metrópoli y a la vez el aire de una pequeña ciudad. El casco antiguo cerrado al tráfico, los numerosos edificios al estilo lombardo, museos exclusivos, las montañas, el lago y un calendario repleto de espectáculos invitan a visitar y disfrutar la ciudad.

Después de la visita a esta ciudad continuad hacia el paraíso alpino de Zermatt. Por el camino, atravesaréis uno de los pasos más escénicos del mundo: el paso de San Gotardo. Pasaréis también cerca del aérea Jungfrau-Altesch, declarada en 2001 como el primer Patrimonio Mundial Natural alpino por la UNESCO. El majestuoso glaciar del Altesch, el más largo de los Alpes con sus 23 km, es el rey de este impresionante macizo. Continuad hasta el pueblo de Täsch, donde aparcaréis el coche para subir en tren hasta el pueblo de Zermatt.

DÍA 5 ZERMATT/TÄSCH/MONTREUX/LAUSANA (170 KM)

Zermatt está ubicado a los pies del Matterhorn, la montaña más famosa del mundo. Es un centro de vacaciones libre de automóviles que ha logrado mantener su carácter originario y que ofrece posibilidades de paseo y excursión casi ilimitadas.

Un ferrocarril de cremallera va desde Zermatt al Gornergrat de 3089 metros de altura. Desde aquí se puede disfrutar de una vista espectacular al Monte Cervino, a los glaciares y al macizo Monte Rosa.

El mirador más alto de Europa alcanzable con un teleférico, a una altura de 3883 metros, ofrece asimismo vistas espectaculares al Monte Cervino (4478m) y a los picos de los Alpes suizos, italianos y franceses. 15 metros debajo de la superficie del hielo puede admirarse el así llamado palacio glaciar. Seis telesquíes, así como una telecabina permiten acceder al Matterhorn Glacier Paradise, la región de esquiar más alta de los Alpes en el glaciar Theodul.

Regreso en tren a Täsch.

En la ruta hacia Montreux se encuentran numerosos pueblos encantadores, y bellezas naturales como el lago subterráneo navegable más grande de Europa. Recomendamos una parada en Montreux, la ciudad de los festivales. Salida hacia Lausana, pasando por los viñedos de Lavaux que pertenecen al Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. En la ciudad de Vevey, a orillas del lago Leman es recomendable una visita al museo de Chaplin. Llegada a Lausana.

DÍA 6 LAUSANA/GINEBRA/NEUCHATEL/BASILEA (330 KM)

La ubicación de Lausana es pintoresca ya que fue construida en tres colinas, rodeada de viñedos, a orillas del Lago Lemán. En la orilla francesa opuesta, se eleva el escenario impresionante de los Alpes Saboyanos.  Su casco antiguo, dominado por el campanario de la catedral, es una joya de la arquitectura europea.  En la parte inferior se encuentra el puerto de la ciudad «Ouchy», una popular zona con cafeterías y restaurantes con vistas a los muelles.

Hoy pasaréis por la parte oeste de Suiza. Podéis seguir hasta Ginebra, para ver el emblema de la ciudad Jet d’Eau o continuar hacia la ciudad de Neuchâtel, pasando por numerosos pueblos como Le Chaux-de-Fonds, la cuna del arte de la relojería de Suiza. No te pierdas las vistas del espectacular Valle Creux du Van, con sus paredes rocosas de hasta 160 m de altura. En Neuchâtel recomendamos una visita al museo de arqueología más grande de Suiza, Laténium. En vuestra ruta hacia Basilea, podréis encontrar pueblos con encanto como St-Ursanne y Porentrruy.

DÍA 7 BASILEA/FRIBURGO/GRUYÈRES/INTERLAKEN/BERNA (270 KM)

Basilea tiene una historia de mas de 2000 años que aún está muy presente en todos los rincones de la ciudad. Descubriréis que la combinación de lo antiguo y lo nuevo crea contrastes, pero la imagen urbana es armoniosa. Sitos a destacar la Catedral, el Pfalz, el barrio Keinbasel y el Ayuntamiento, entre otros.

Continuad viaje hacia la preciosa zona de Friburgo, pasando por los pueblos medievales. Entraréis en el mundo del chocolate suizo y del queso gruyere con opciones de degustar las dos delicias en la Fábrica de Chocolate Cailler en Broc o en alguna auténtica quesería local en Gruyères. Continuad con vuestro recorrido por la Gran Ruta de Suiza, para visitar la capital del país Berna.

DÍA 8 BERNA/LUCERNA/ZÚRICH/ESPAÑA (310 KM)

Apenas si hay otra ciudad que logró conservar sus características históricas como Berna, la capital de Suiza. El casco antiguo es Patrimonio Mundial de la UNESCO, contando con 6 kilómetros de arcadas, las así llamadas «Lauben», uno de los paseos de compras más largos y protegidos contra la intemperie de Europa.

Continuad ruta vía Lucerna, una de las ciudades más bellas de Suiza. Por la tarde, salida hacia el aeropuerto de Zúrich, devolución del coche de alquiler y vuelo de regreso a España. Llegada.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Solicítanos información acerca de este viaje

Ir arriba